El Colegio Arzobispo Macdonald en Alberta, Canadá se convirtió en colaborador de CMMB en 2017. Los estudiantes del Club de Conciencia Internacional (IM) nos seleccionaron como uno de los beneficiarios de su evento anual de Maratón de Baloncesto y desde entonces hemos estado colaborando con ellos. Este año, entre muchos otros objetivos, el Club IM está comprometido a crear conciencia entre sus estudiantes.

Estos estudiantes tuvieron recientemente una oportunidad única de hablar directamente con algunas de las mujeres – beneficiarias – de nuestro Proyecto de Empoderamiento Económico en Perú. CMMB Perú sabe que incluir a las mujeres en actividades empresariales no solo beneficia financieramente a sus familias, pero también proporciona una fuente de empoderamiento para un grupo que a menudo se queda fuera de la esfera económica.

Los estudiantes prepararon y tradujeron preguntas y Mariana G. – una estudiante del Club IM peruana y de habla hispana – tomó la iniciativa durante la entrevista por Skype. Aquí compartimos los resultados de la conversación.

A conversation between Archbishop MacDonald students and Peruvian women

Mariana: Hemos estado esperando esto por un tiempo, ¡y estamos muy emocionados de finalmente estar en contacto con vosotras!

¿Cómo es un día normal de trabajo?

Trabajamos 4 horas al día, y eso nos permite pasar más tiempo con nuestras familias (tiempo que no teníamos antes), especialmente con nuestros hijos.

¿Qué les aportó el Programa de Empoderamiento Económico y cómo ha afectado sus vidas?

El apoyo económico fue increíble, y el resultado fue más ingresos. Podemos ver el progreso y cambio en nuestros hijos, tan solo con un par nuevo de sandalias, fruta o materiales. Nuestros hijos son nuestra motivación, la razón por la que trabajamos y hemos trabajado. Al recibir este apoyo, nos sentimos más independientes y estamos orgullosas de estar trabajando por y para nosotras mismas.

¿Cómo eran sus vidas antes de iniciar el programa?

Nos sentíamos agobiadas y estresadas, era un sentimiento continuo como si nuestras vidas fueran a quedarse así para siempre, sin cambiar. Sentíamos que no había ninguna solución, como si nuestra situación fuera inútil.

¿Cómo ha afectado sus vidas y las de sus hijos el programa, al respecto de dinero y condiciones de vida?

Tenemos la oportunidad de pasar más tiempo con nuestros hijos. Estamos satisfechas con las oportunidades que nuestros hijos tienen ahora. ¡Va a cambiar sus futuros!

¿Ahora que tienen esta fuente de ingresos y oportunidad, ¿cómo cambia el estatus de sus familias y la forma que visualizan su futuro?

Los ingresos han ayudado a visualizar un mejor futuro para nosotras y nuestros hijos siendo independientes, y a tener fe en que podemos lograr lo que queremos.

 

¿Cuáles son sus ambiciones y sueños?

(Una de las mamás) Yo pretendo ser dueña de mi propio negocio para darles las mismas oportunidades a las demás – otras mujeres que pasaron o están pasando por lo mismo que yo pasé.

¿Cuál particular parte del programa las ha beneficiado más?

El apoyo económico, y ver los resultados de nuestros esfuerzos ha sido extremadamente alentador. Los talleres (en La Esperanza), nos ayudaron a valorarnos como madres y mujeres, y cambiar la sensación de dependencia, cuando no nos sentíamos iguales, y dependíamos de nuestros maridos para todo, esperando en lugar de trabajar y hacer las cosas por nosotras mismas.

¿Qué más podemos hacer, nosotros jóvenes, para ayudar al desarrollo del programa?

Nos gustaría que los jóvenes reconozcan lo que estamos haciendo, y lo que hemos hecho para lograr lo que hemos logrado en nuestras complejas situaciones. Vender los productos que tanto hemos trabajado para armar es también otra forma alentadora de apoyarnos.

¿Qué tipo de futuro visualizan a sus hijos teniendo y cómo se compara a lo que se imaginaban teniendo sin el programa?

 Creemos que ahora ellos tienen más oportunidades. Tenemos fe que hay soluciones a los problemas que creíamos no tenían solución. ¡Nos sentimos orgullosas, emocionadas, felices y agradecidas por el apoyo!

 

La Voz de Los Alumnos: ¿Cómo Fue esta Experiencia para Ti?

Kathleen is a student at Archbishop MacDonald and a member of the International Mindedness club.

 

Kathleen O’Keefe: ‘Fue una experiencia increíble el interactuar con las mujeres que hemos estado ayudando durante los últimos dos años. Poder ver sus rostros y escuchar de primera mano las experiencias y pensamientos individuales de las mujeres en Perú, no sólo era esclarecedor sino un verdadero privilegio.’      

Abigail is a student at Archbishop MacDonald and a member of the International Mindedness club.

 

Abigail Isaac: ‘Realmente puso en perspectiva cuán tangible, impactante y necesario es el trabajo que estamos haciendo hacia las personas, mujeres en particular, que estamos tratando de apoyar. Poder comunicarse directamente con las mujeres hace que nuestros esfuerzos parezcan aún más reales de lo que habíamos pensado originalmente. Entrar en contacto con la gente en una parte completamente diferente del mundo, pero que todavía están conectados, cambia completamente la forma en que creo que la juventud en nuestro Club van a empezar a mirar nuestras iniciativas y su importancia en el futuro.’

Angelina is a student at Archbishop MacDonald and a member of the International Mindedness club.

Angelina Bustos: ‘Creo que fue una experiencia increíble. Llegar a ver que lo que estaba haciendo desde aquí en Canadá estaba realmente generando una diferencia, llegué a oírlo directamente de las propias mujeres.’

Adrian is a student at Archbishop MacDonald and a member of the International Mindedness club.

Adrian Wattamaniuk: ‘Realmente me permitió darme cuenta de que las iniciativas que promovemos están teniendo un impacto real en la gente real. Entender la vida de los demás es un fuerte motivador para impulsar el cambio.’

Osas is a student at Archbishop MacDonald and a member of the International Mindedness club.

 

Osas Omogiate: ‘Es estupendo ver que el trabajo que estamos haciendo aquí ha tenido un impacto positivo en estas mujeres increíbles y espero que podamos seguir apoyándolas y empoderándolas. Admiro a CMMB y el trabajo que hacen, y estoy muy entusiasmado de que nuestra asociación haya sido capaz de proporcionar a estas mujeres junto con sus talentos, las herramientas que necesitan para ellos y sus familias.’

 

¿Interesados en colaborar con nosotros como los alumnos del Colegio Arzobispo MacDonald?

Escríbenos a info@cmmb.org

Lee más sobre nuestro trabajo en Perú

Apoya nuestro trabajo alrededor del Mundo